Terminator no sería nada sin Linda Hamilton

Terminator no sería nada (o casi nada) sin la presencia de Linda Hamilton, una actriz que ha logrado convertirse en personaje inseparable de la lucha entre la humanidad y las máquinas.

Linda Hamilton vuelve a meterse en la piel de la valiente Sarah Connor, la heroína que hizo frente con valentía y sumo miedo a Arnold Schwarzenegger en la primera entrega Terminator (en la segunda parte fue su aliada).

Casi 3 décadas después de convertirse en un icono gracias a este papel, Linda, que ahora tiene 63 años, vuelve al cine con la sexta película de la saga, titulada Terminator: destino oscuro , en la que Schwarzenegger vuelve a tener su propio espacio interpretativo.

La nueva cinta se estrena 31 de octubre de 2019 y en realidad, según la productora, es la secuela directa de Terminator 2: El juicio final .

Además de reencontrarse con su viejo amigo Arnold, la actriz ha vuelto a trabajar con su exmarido, el director James Cameron, que dirigió las dos primeras películas de Terminator y que en esta última hace de productor.

Hamilton, que vive actualmente en Nueva Orleans con sus dos perros, sabe disfrutar de su privacidad. “Amo mi tiempo a solas como nadie”. También ha confesado que desde que decidió alejarse de Hollywood, en el año 2012, no ha hecho muchas cosas. “Me levanté un día y pensé: ‘Aquí estoy en mi hermosa mansión, y mis hijos no están, mis agentes no me llaman y todo esto no es real”.

Cuando le llegó la oferta de volver a ser Sarah Connor se tomó su tiempo. “Me lo estuve pensando durante seis semanas antes de decidirme a aceptar; no estaba segura de si quería volver a actuar, y no quería sentirme una sinvergüenza que sólo aceptaba por dinero. Estoy viviendo una tranquila y plácida vida que no incluye ser una celebridad, y tenía que pensarlo muy bien si realmente quería cambiar todo esto por otros 15 minutos de fama”.