Pensionistas de copago farmacéutico obligados a declarar ante Hacienda

Las subvenciones acordadas por Coalición Canaria antes de los comicios de 2019 están sujetas a retención en la campaña de 2020. En las Islas deberán emitir declaraciones del IRPF más de 200.000 jubilados

Pensionistas canarios de copago farmacéutico están obligados a presentar la declaración de Hacienda en la campaña de 2020.

Las subvenciones acordadas por el Gobierno regional de Fernando Clavijo antes de los comicios de 2019, para favorecer las expectativas de voto de Coalición Canaria, están sujetas a retención en la campaña de 2020.

En las Islas se deberán emitir más de 200.000 declaraciones del Impuesto de la Renta, IRPF, un hecho sin precedentes para las pensiones exentas al no alcanzar el mínimo tributario.

Desde que el Gobierno de Mariano Rajoy puso fin al ciclo de las medicinas gratis, los jubilados venían abonando de su bolsillo un diferencial denominado copago farmacéutico, en concepto de aportaciones obligatorias por la prestación de un producto sanitario.

Este sistema de cofinanciación sufrió una reforma sanitaria en 2012 con la intención de disminuir el gasto farmacéutico en plena crisis económica.

Rajoy fijó diferentes tramos en el copago que fueron asumidos por las comunidades autónomas, incluida Canarias.

La norma excluyó a sectores de la población del pago afectados por precariedades o discapacidad, pero a la mayoría los obligó a retratarse con determinadas cantidades, sobre todo, para las rentas anuales menores a 18.000 euros, que abonan el 10% del medicamento, con un copago máximo de 8,23 euros mensuales.

Si la renta va de 18.000 a 100.000 euros, el copago sube a 18,52 euros, y si es superior a 100.000, el desembolso se eleva a 61,75 euros mensuales.

La novedad ahora es que los pensionistas que cobraban menos de 18.000 euros como única vía de ingreso estaban exentos de presentar declaración de la Renta. El mínimo tributario asciende a 22.000 euros.

Pensionistas canarios manifestándose en LPGC. (Foto Espiral21).

Sin embargo, la medida electoralista introducida por CC para sufragar por la vía de la subvención alrededor de 9 euros mensuales, puede suponer “lo comido por lo servido, con lo cual no habrá habido ahorro alguno“, ya que obligará a contratar los servicios de gestorías para cumplimentar la declaración, según fuentes fiscales consultadas por este periódico.

Un formulario de IRPF en el sector privado sale entre 40 y 60 euros por persona, casi la misma cantidad que ha percibido por la subvención el pensionista de Canarias, a razón de 9 euros al mes de junio a diciembre.

Canarias implantó la subvención en mayo de 2019, a pocas semanas de las elecciones autonómicas, que ganó el PSOE con 25 diputados, seguido de CC con 20 escaños.

La ayuda entró en vigor en junio y, según estimaciones del Gobierno del presidente, Ángel Víctor Torres, ha supuesto un gasto de casi 14 millones de euros.

La valoración oficiosa de la Consejería de Hacienda que dirige Román Rodríguez fija en unos 200.000 los jubilados que serán llamados a filas por Hacienda, a partir de mayo de 2020.

La Plataforma en Defensa de las Pensiones de Gran Canaria ya ha sido alertada sobre la obligación de acreditar la subvención ante la Agencia Tributaria, según confirma a Espiral21 su presidente, Blas Padilla.

La Plataforma, que se reunirá este jueves, 9 de enero de 2020, ante la sede de la Presidencia del Gobierno de Canarias en Las Palmas, se ha dirigido a la Consejería de Hacienda para que desarrolle una campaña divulgativa entre todos los jubilados.

Los pensionistas recibirán en los próximos meses el certificado que deberán aportar en su declaración del IRPF, que emitirá la Comunidad autónoma.

Este periódico intentó sin éxito que la Consejería de Hacienda ofreciera su versión de los hechos.

Este jueves, 9 de enero, Ángel Víctor Torres lleva a Consejo de Gobierno la renovación de las subvenciones en 2020, después de que la consejera de Sanidad, Teresa Cruz (PSOE), propusiera su supresión en diciembre de 2019.

Torres ha anunciado que el decreto regional de copago tendrá carácter retroactivo sobre los días en curso de enero de 2020.

El presidente, sin embargo, no ha anunciado que al tratarse de una subvención es obligatorio formular declaración ante Hacienda.

El copago lo gestionan las farmacias pero el receptor de la ayuda es el jubilado, por eso, está sujeto a presentar el IPRF.