NICARAGUA: “NO NOS DEJEN MORIR EN VANO”

Más de 300 muertos se cobra por ahora la revolución civil del país centroamericano. Ortega mantiene la represión más dura en 30 años. Varios periodistas y 150 heridos encuentran refugio en una iglesia

Nicaragua sufre desde hace 3 meses la mayor ola de violencia en 30 años.

Desde abril y mayo, decenas y decenas de estudiantes están atrincherados en la Universidad Nacional en contra del presidente Daniel Ortega, en las que han perdido la vida alrededor de 300 personas, la mayoría opositores.

Durante la noche de este viernes, una iglesia de la capital, Managua, sirvió de refugio de 4 periodistas y varios civiles que huían del fuego de los paramilitares contratados por el régimen de Ortega para sofocar las protestas.

Una joven estudiante colgó este sábado, 14 de julio, desgarrador testimonio en el que confiesa que ya “no tiene miedo a morir”, pero pide “al pueblo de Nicaragua que no la dejen morir en vano”.

Los paramilitares ifrumpieron en la Universidad a tiro limpio. Los estudiantes se refugiaron en la iglesia de la Divina Misericordia, ubicada al lado de la universidad, junto a varios periodistas, entre los que se encuentra el colaborador de BBC Mundo Ismael López.

Desde el interior del templo López informó a la cadena británica que el edificio estaba rodeado por fuerzas del gobierno y se escuchaban disparos en el exterior.

Nicaragua, uno de los países emergentes de América Central, sufre una de las mayores represiones en décadas a pesar de que Daniel Ortega mostró a la comunidad internacional que su revolución era la de un libertador.

A finales de abril, el periodista Ángel Gahona falleció acribillado a balazos, tal y como acreditó el vídeo difundido por Espiral21.

La realidad es muy diferente y Ortega y su familia con las personas más ricas del país. Controlan los negocios estratégicos y la mujer de Ortega, muy aficionada a tomar decisiones en base al ocultismo, es la vicepresidenta del país.

Las llamadas al orden de las instituciones internacionales resultan tímidas para los duros ataques que recibe la población.

En la iglesia se resguardan sin comida ni agua unos 150 estudiantes.

La BBC alerta de que el Gobierno ha dejado salir del templo a tres heridos y a Joshua Partlow, reportero de The Washington Post.

Según el diario La Prensa, se han registrado 5 heridos, entre ellos, uno de bala.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se manifestó en su cuenta de Twitter en contra del asalto a la Universidad.

Lo que empezó en abril como un movimiento en contra de la reforma del sistema de pensiones impulsada por el gobierno de Ortega se convirtió en un verdadero alzamiento popular en contra del presidente, al que una parte importante de la población pide que deje su cargo.

El mandatario y su gobierno optaron por reprimir duramente las manifestaciones.

El sábado 7 de julio Ortega dijo en un discurso que habrá elecciones en Nicaragua cuando la ley lo mande, es decir, en 2021, y no en 2019 como han pedido la OEA, la Iglesia y la oposición nicaragüense.

La ley electoral de Nicaragua establece elecciones presidenciales cada 5 años y las próximas están previstas para 2021.