Juan Brito el defensor de los guanches conejeros tendrá una fundación

Ángel Sánchez participará en el comité de la fundación para profundizar en el legado y las investigaciones del conocido folclorista y conservacionista conejero

Juan Brito, uno los folcloristas y etnógrafos más importantes del último siglo en Canarias, será objeto en Arrecife de un homenaje este jueves 14 de febrero de 2019, un año después de su fallecimiento.

Juan Brito será protagonista de una fundación que lleva su protagonista bajo la participación en el comité directivo de Ángel Sánchez, uno de los intelectuales más influyentes autor de varias publicaciones sobre semiótica.

Ángel Sánchez es, además, poeta y narrador, ensayista y antropólogo y miembro de la Academia Canaria de la Lengua.

A Juan Brito hay que reconocerle el hallazgo de asentamientos urbanos de importancia, como el alto de Papagayo.

Juan Brito falleció en 2018 a los 98 años de edad, apenas unos meses más tarde que su esposa, en octubre de 2017.

Brito, que fue reconocido como Hijo predilecto de Lanzarote en el año 2013 en medio de una intensa divergencia institucioanl, estaba considerado como uno de los artesanos y alfareros más relevantes de Canarias por sus investigaciones históricas.

Medalla de Oro de Canarias en 2003, también destacó por sus trabajos arqueológicos y por su ardua defensa por el patrimonio lanzaroteño.

Gracias a su labor se han podido rescatar y salvaguardar muchos yacimientos prehispánicos.

Juan Brito Martín nació en el Peñón del Indiano en Tinajo en el año 1919. Fue pastor y agricultor.

Hasta 1938 no tuvo la oportunidad de obtener el certificado de estudios primarios. El maestro artesano guarda en su saber una gran parte de la historia lanzaroteña.

Interesado por las tradiciones de su pueblo, su folclore o su arqueología, las investigaciones e inquietudes de Brito han permitido rescatar una parte importante de la cultura de Lanzarote.

Además de investigador (descubrió, por ejemplo, cuevas inéditas, algunas de interés geológico o prehistórico; grabados rupestres y material arqueológico), Juan Brito creó el Museo Arqueológico que recoge las piezas de labranza de la Isla que han ido desapareciencido.

Fundó el grupo folclórico Titerroygatra, más tarde conocido como Los Campesinos; creó el baile de la saranda o la malagueña que por primera vez se bailó con dos mujeres y un hombre. Compuso más del 50% de los temas de la agrupación, informa Lacenlot Digital.

Pero, sin duda alguna, una de sus facetas más reconocidas y admiradas es su vocación artesana. Como ceramista, escultor y restaurador en cerámica, se ha ganado un merecido prestigio a lo largo de los años. Todavía, hoy, continúa usando sus manos no sólo para la cerámica. Trabajar con la caña, el pírgano, la paja de trigo o la palma es su pasión. Y, como carpintero y cantero nos ha legado una magnífica colección de molinos, y toda clase de aperos del campo como arados, sillas o sernos, entre otros.

En 2013 fue nombrado ‘Hijo Predilecto de Lanzarote’, al igual que lo fueron con anterioridad César Manrique, José Molina Orosa y Pepín Ramírez, sumándose así al selecto grupo de personajes ilustres cuya huella dejada en la isla ha merecido reconocimiento público como fue el caso también de José Saramago y Jesús Soto, nombrados en su día ‘Hijos Adoptivos de Lanzarote’.