Italia se abre al turismo el 3 de junio. ¿Y si nos copiamos?

El Gobierno italiano cambia la estrategia sanitaria y política para salvar la economía tras reducir los fallecimientos. Grecia, otra de las joyas turísticas, autoriza el baño en 500 playas. Canarias deberá esperar como mínimo a julio salvo que se desvincule de España como RUP

Italia se abre al turismo el 3 de junio de 2020. Permitirá la entrada de cualquier visitante sin necesidad de guardar cuarentenas o confinamientos. ¿Y si nos copiamos en Canarias?

Italia es uno de los grandes motores económicos del mundo en materia turística y casi un 15% de su PIB depende del sol y el mar.

Canarias, que ha perdido la totalidad de su turismo por el Estado de Alarma y por la restricción de fronteras, no puede reabrir las playas por encontrarse aún en fase 1 aunque, el próximo día 26 de mayo, entraría en fase 2 de desescalada pero bajo estrictas condiciones de control de horarios y derecho ambulatorio.

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria debatió en una de sus reuniones la posibilidad de que Canarias hiciera valer su condición ultraperiférica para distanciarse de las medidas restrictivas de la Península, pero su planteamiento apenas ha tenido eco en la Administración política.

El 95% de la economía canaria depende del sector servicios. Más de 200.000 canarios están suspendidos en sus contratos (Ertes) y otros 250.000 esperan en las listas de empleo por un contrato.

Pese al riesgo del colapso laboral, Canarias está inmersa en las restrictivas normas de frontera y confinamiento impuestas como mínimo por el Estado español hasta el 15 de junio.

Italia, en cambio, ha roto moldes y ha cambiado toda su estrategia sanitaria y económica. Este sábado registró 157 fallecidos, una de las cifras más bajas desde el inicio de la pandemia. España acusó 102.

El Gobierno de Roma trata de recuperar los flujos turísticos en el país e cara a la temporada de verano. Abre las fronteras a partir del 3 de junio a los países de la Unión Europea, sin necesidad de tener que guardar cuarentena.

Ortigia, al Sureste de Sicilia, uno de los mejores destinos turísticos de Italia, lleno de historia, costa y alegría. (Foto Turismo de Siracusa).

Establece un decreto aprobado durante la madrugada de este sábado que contrasta con la decisión de España de obligar a permanecer aislados todos los visitantes extranjeros en España durante 14 días.

Mientras el sector turístico pide que la medida se limite a la fase 1 de la desescalada, el Gobierno la justifica con que “si a los residentes en España se les prohíbe viajar a otras provincias sería incoherente permitir la llegada por avión o barco de personas procedentes de otros países“.

Pero no solo Italia está ganando terreno a España. Eslovenia, Francia y Grecia mueven ficha.

Los eslovenos declararon el fin de la pandemia en el país. Francia autoriza el baño en todas sus playas y Grecia, una de las joyas del turismo mundial, permite el disfrute en la costa en 500 playas tras soportar, además, la mayor ola de calor en 50 años, con temperaturas próximas a los 40 grados.

Italia ha acelerado, también, el fin de otras limitaciones de movimiento dentro de una misma región, este lunes 18 de mayo.

La decisión de abrir fronteras sin mayores restricciones para los viajeros internacionales ha estado fuertemente apoyada por los ministros de Cultura, Exteriores y de Asuntos europeos.

Solamente deberán modificar su movilidad aquellas personas que den positivo al virus o que se encuentren en cuarentena. Gracias a este nuevo decreto, podrán reencontrarse numerosas familias divididas por el bloqueo fronterizo desde marzo pasado. Hasta ahora solo se podía salir de casa para comprar comida, trabajar, urgencias y desde hace poco para visitar familiares o hacer deporte.

España permite que personas de países terceros aterricen en aeropuertos como Gran Canaria o Tenerife Sur, siempre que respondan a perfiles sanitarios, de investigación o de trabajo vinculado al Estado de Alarma.

En Italia, con 223.000 contagiado y 31.000 muertos, también abrirán todos los negocios del país, como los centros comerciales, tiendas y peluquerías— o los del sector restauración, como bares y restaurantes, que estaba prevista para el 1 de junio.

Deberán hacerlo en base a un protocolo de seguridad que el Gobierno ha acordado con las regiones este mismo viernes. Muchos comerciantes italianos han expresado su preocupación por la falta de indicaciones a solo tres días de su vuelta a la actividad.

Mamparas en la playa, en una simulación de operadores italianos.

Entre las medidas establecidas en el protocolo de reapertura de negocios, se deberá mantener siempre una separación de un metro entre clientes para evitar contagios de coronavirus.

Los locales podrán tomar la temperatura a sus clientes e impedir su paso si superan los 37,5 grados, proporcionarán productos desinfectantes y limpiarán el establecimiento varias veces al día, al igual que en otros establecimientos de España.

Los clientes deberán usar la mascarilla hasta que se sienten a la mesa, después se deberán desinfectar las superficies y se propone que los locales publiquen sus menús para que puedan ser consultados en los propios teléfonos móviles.

Otro sector importante es el de las playas, que proporcionarán desinfectantes a empleados y clientes, cuya temperatura podrá ser también controlada, y deberán favorecer la entrada previa reserva. El objetivo fundamental será evitar aglomeraciones y se establece la distancia mínima de un metro, y cada sombrilla deberá ocupar al menos 10 metros cuadrados.