Egipcio Sawiris ultima en Fuerteventura el mayor resort de Europa

La remodelación del gran complejo hotelero Stella Canaris de Moro Jable, con 2.000 camas, empieza a desbloquear la burocracia con una inversión superior a los 100 millones de euros

Egipcio Sawiris ultima en Fuerteventura la reordenación del mayor resort de Europa, Stella Canaris.

La remodelación del gran complejo hotelero de Moro Jable, con 2.000 camas, empieza a desbloquear la burocracia con una inversión superior a los 100 millones de euros, según los datos que maneja el presidente del Cabildo majorero, Blas Acosta, uno de los principales impulsores de la puesta a punto del proyecto.

El grupo Swaris controla el turoperador alemán FTI y la cadena de hoteles Meeting Point y Labranda.

Stella Canaris se encuentra en total estado de abandono desde hace 10 años tras pasar por diferentes gestores, tanto canario como extranjeros.

Stella Canaris se encuentran en uno de los espacios con mayor tirón turístico de Canarias, con casi 10.000 camas al Sur de Fuerteventura.

Labranda Hoteles tomó el control de Stella Canaris en 2016, tras recibir la promesa de la Administración de darle prioridad a las instalaciones.

En marzo de 2019, recibió el primer empuje con la autorización eléctrica hasta el complejo, en el que se levantarán al menos 5 hoteles en un espacio que sus promotores garantizan que respetará las cotas de sostenibilidad.

La previsión del grupo Labranda es crear entre 800 y 1.000 empleos con el proyecto de Stella.

Labranda, que cuenta con 31 hoteles en Canarias, incluyó en octubre de 2019 a Stella Canaris en su portolio de nuevas inversiones.

Blas Acosta confirmó a este periódico que el proyecto avanza.

La inversión de Sawiris en Stella reabre el debate sobre la celeridad de las autorizaciones administrativas para desbloquear grandes proyectos empresariales, sobre todo, tras la crisis desatada por Thomas Cook.

El futuro resort, que será el mayor de Europa, contará con piscinas, restaurantes, instalaciones de ocio y entretenimiento, donde destacará un parque acuático. Además, está destinado al público familiar, parejas y grupos de amigos, siguiendo la línea estratégica de Labranda, cuyos alojamientos operan, principalmente, en el binomio de sol y playa.

FTI mueve al año más de 600.000 turistas hacia Canarias y prevé elevar en 66.000 los asientos ahora que Thomas Cook es ya historia.