Compras on line se atascan

Casi un 80% de la población rara vez adquiere alimentos por Internet y, en el último año 2018, desciende el número de usuarios que utilizan este canal como medio de compra, según la patronal Asedas

Venta on line se atasca. Casi un 80% de la población rara vez adquiere alimentos por Internet y, en el último año 2018, desciende el número de usuarios que utilizan este canal como medio de compra, según el observatorio del comercio electrónico de alimentación 2019 elaborado por la patronal Asedas junto con las universidades Complutense y Autónoma de Madrid.

La investigación, basada en encuestas a 2.300 personas, señala que sólo un 2% de los españoles realizó todas sus compras de alimentación online entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 y apenas un 21% mezcló este canal con las tiendas físicas.

Según los investigadores, se pone fin a una tendencia de crecimiento y, sobre todo, ha hecho que la utilización de los establecimientos físicos se haya elevado 10 puntos respecto a 2018.

Las principal causa para elegir el canal físico es que al cliente le gusta ver los productos antes de comprarlos, sobre todo en el caso de los frescos, cuya venta online ha subido pese a ello.

Los encuestados señalan que tienen por costumbre ir a las tiendas y no quieren cambiar, que los gastos de envío son altos, los horarios de espera se alarga y algunos más desconfían a la hora de realizar pagos por Internet. Otros observan que acusan problemas para devolver productos en mal estado.

Menos de un 5% cita en cambio que su tienda preferida no tiene servicio online. El ahorro de tiempo tampoco aparece como un factor determinante porque la media está entre 30 y 60 minutos tanto en la compra online como en la física, beneficiada por el avance de la proximidad.

El estudio impulsado por Asedas, donde se agrupan Mercadona, Dia, Ahorramás, Condis, Covirán o Uvesco, señala que el prototipo del comprador de alimentación online es un hombre, de menos de 35 años, con un nivel de renta por encima de la media y que vive en un hogar con entre tres y cuatro miembros.