Clima pierde a Estados Unidos en el Acuerdo de París

Estados Unidos ha comenzado oficialmente el proceso de salida del acuerdo climático de París, alegando que supone una carga económica excesiva para los trabajadores y las empresas estadounidenses, ya que impone condiciones que arriesgan la productividad y riqueza de la economía americana.

Estados Unidos presentó la notificación a las Naciones Unidas el lunes y el proceso tardará un año en completarse. Estados Unidos continuará buscando reducir las emisiones a través de la investigación y la innovación, dijo el Departamento de Estado.

El presidente Trump dijo en 2017 que se retiraría del tratado, que tiene como objetivo limitar las emisiones de dióxido de carbono y frenar el aumento global de las temperaturas.

El gobierno de Obama ayudó a dar forma al acuerdo, que entró en vigencia el 4 de noviembre de 2016,  después de que 55 países que representaban más de la mitad del total de emisiones lo ratificaron, incluidos Estados Unidos, China y la Unión Europea. Desde entonces, 187 países han suscrito el acuerdo.

El gobierno de Obama se comprometió a tratar de reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 26% a 28% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2025.

La salida de Estados Unidos se produce en un momento de gran conmoción mundial ante sucesos de trascendencia como los incendios indiscriminados de la Amazonia o los niveles de contaminación con perjuicios para la salud en África central.