Bruselas trata de burlar la sentencia que prohíbe pescar en El Sáhara

La UE mandata negociar un nuevo tratado con Rabat al que se opone de forma frontal el Frente Polisario

Bruselas trata de burlar como sea la sentencia judicial que prohíbe pescar en El Sáhara, al considerar que Marruecos no es el soberano de la antigua colonia española.

Unión Europea (UE) aprueba este lunes su mandato para renegociar el Acuerdo de Pesca con Marruecos, vigente desde hace 11 años.

El Consejo Europeo faculta a la Comisión para que revise el acuerdo sin explicitar al Sáhara Occidental.

El Frente Polisario se opone de forma frontal.

La UE trata de aliviar la tensión con Marruecos después de que la justicia comunitaria fallara contra el Tratado porque no es aplicable a las aguas adyacentes al Sáhara Occidental.

El acuerdo de los ministros de Pesca europeos, reunidos en Luxemburgo, permitirá a la Comisión Europea negociar en nombre de los 28 el texto del acuerdo, así como el protocolo plurianual que delimitar el volumen de capturas.

Esperamos que las negociaciones puedan concluir antes del 14 de julio“, cuando expire el vigente protocolo, y “por tanto dar continuidad a nuestra flota en aguas marroquíes“, indicó la ministra española de Pesca, Isabel García Tejerina, en declaraciones a la prensa.

La decisión el 27 de febrero del alto tribunal europeo supuso un jarro de agua fría para la industria pesquera europea. Los magistrados validaron el Acuerdo de Pesca, pero excluyeron del campo de aplicación las aguas saharauis.

Para el TJUE, que ya pronunció fallos similares sobre otros acuerdos con Marruecos, “incluir el territorio del Sahara Occidental (…) conculcaría determinadas normas de Derecho Internacional general”, “en especial el principio de libre determinación” de los pueblos.

El Sáhara Occidental es el único territorio africano donde el estatuto poscolonial aún no se ha zanjado. Marruecos controla desde 1975 gran parte de esta excolonia española, que se extiende sobre un inmenso territorio desértico de 266.000 km2.

Marruecos ha construido un muro de arena o berma de 2.700 kilómetros y ha deplegado cientos de miles de minas antipersonas por toda la zona bajo su control.

El Frente Polisario, que proclamó una República Árabe Saharaui Democrática, reclama un referéndum de autodeterminación, si bien Rabat considera que este territorio rico en recursos forma parte del suyo y propone como máximo un estatuto de autonomía bajo soberanía marroquí.

Reacción del Polisario

El Frente Polisario condena la decisión del Consejo Europeo con el objetivo de incluir, explícitamente, el Sáhara Occidental.

El Polisario recuerda que “el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, sentenció en dos ocasiones, que Marruecos no tiene soberanía sobre el Sáhara Occidental”, y por tanto, no puede incluirla en los acuerdos internacionales.

 “Dichas negociaciones sólo pueden llevar a un ilegal acuerdo en contra del derecho de la Unión Europea y del derecho internacional”,  sostiene el comunicado, mientras reitera que el Tribunal de Justicia de la UE, zanjó que la única forma de negociar acuerdos relativos al Sáhara Occidental, es a través del consentimiento del pueblo saharaui, expresado por su representante reconocido por Naciones Unidas, el Frente Polisario.

El mandato [de negociación] está adaptado a la sentencia” del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), agregó la ministra española de Pesca a su llegada a la reunión en Luxemburgo.

La Comisión Europea, que negocia en nombre de los 28, había presentado a los ministros una propuesta de mandato de negociación que consideraba “posible ampliar los acuerdos bilaterales con Marruecos al Sáhara Occidental, bajo determinadas condiciones“.

El Acuerdo de Pesca permite a los buques de la UE que capturan especies pelágicas, cefalópodos y demersales acceder a la “zona de pesca marroquí” a cambio de una contrapartida económica.

El vigente protocolo permite así faenar a las embarcaciones de 11 países de la UE y establece cuotas anuales de pesca para los buques de la industria pesquera, como de 4.525 toneladas para Reino Unido, 24.567 para Holanda o 467 para España.

Según el abogado general del TJUE Melchior Wathelet, las aguas del Sáhara Occidental eran el principal objeto del acuerdo, máxime cuando sólo las capturas de los grandes buques de la industria pesquera ya representan el 91,5% del total.