“¡Ay mi madre!”. Los segundos previos al impacto en Tenerife

El accidente de una plataforma suelta se produce en la víspera de la visita de Rajoy y del ministro De la Serna a la inauguración, este viernes, del Puerto de Granadilla

¡Ay mi madre!“. Es la expresión aclamada por el vídeo que grabado por un testigo con un teléfono móvil en los segundos previos al impacto de la plataforma petrolífera en el Puerto de Tenerife.

La plataforma chocó de manera frontal contra el casco del buque Spica, de Hamburgo, provocando un boquete de 3 metros de diámetro.

La plataforma se soltó como consecuencia del temporal de viento que azotó las Islas en la jornada del pasado miércoles.

Fuentes portuarias consultadas por Espiral21 están sorprendidas por la “escasez” de garantías y seguridad de una plataforma.

El Puerto de Santa Cruz de Tenerife mantiene atracada en la bocana 2 plataformas, y una de ellas soltó el amarre.

La entidad que preside Ricardo Melchior ha abierto una investigación para evaluar los riesgos y paliar los efectos de un accidente que pudo traer consecuencias graves, tanto humanas como medioambientales.

Los buzos trabajaron en condiciones complejas para evitar un derrame de combustible.

El accidente se produce en la víspera de la visita este viernes de Mariano Rajoy y del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, a la inauguración del puerto de Granadilla.

Granadilla no ofrece en estos momentos su mejor cara.

El dique flotante de la empresa Palumbo estaba llamado a ser la estrella económica de Granadilla, pero en su traslado al puerto tinerfeño se partió en dos en medio del océano, informa la web Puentedemando.com, del periodista Juan Carlos Díaz.

Paulumbo, de nacionalidad italiana, ya acreditó la documentación sobre seguro de accidentes ante el equipo de Melchior, que estudia medidas legales.

La mitad del dique flotante se hundió sin capacidad de salvación.

Las 2 plataformas fondeadas frente a Granadilla tampoco han supuesto un revulsivo para la zona portuaria hasta el punto que uno de los 3 remolcadores de Santa Cruz permanece abarloado junto a una de ellas para evitar escoramientos.