Armada cambió en 24 horas el caso de salmonela en la Base Naval

Armada cambió en 24 horas la versión sobre sobre el contagio de salmonela en la Base Naval de Las Palmas.

Armada, del Ministerio de Defensa, reconoció la aparición de un positivo en legionelosis que afectó a un soldado del buque militar Rayo.

La presencia de la bacteria Legionella pneumophila también se registró en el seno de las instalaciones militares, según La Provincia.

El barco, que suele operar en bases de acción rápida, se encuentra en Rota (Cádiz), hacia donde partió 4 de febrero de 2019 desde la capital grancanaria.

Este viernes 15 de febrero de 2019 emitió un comunicado oficial aclarando que el 25 de enero se confirmó el resultado en uno de sus efectivos.

A raíz de la detección de este caso, al menos 5 marineros más de la dotación reconocen padecer síntomas similares a los del militar enfermo y fueron derivados a un centro de análisis clínicos para ser sometidos a nuevos análisis, aunque todos los resultados en estos casos fueron negativos.

La Armada ha pasado de la nada al todo con un tratamiento de choque en las aguas del buque y en los alojamientos logísticos del Arsenal -donde reside habitualmente el militar que dio positivo- y sustituyó las boquillas de todas las duchas, según continúa el comunicado.

Se han clausurado cantinas, residencias de oficiales o piscinas, según fuentes conocedoras del proceso de limpieza.

El responsable de las gestiones para la prevención y salubridad de la Base Naval es Ignacio González Tablas.

La marina también realizó una recolección de muestras de agua en duchas y grifos de la marinería del Rayo para investigar la presencia de la bacteria en el buque, que fue confirmada el 11 de febrero por el Instituto de Medicina Preventiva de la Defensa.

Este organismo recomendó, además, la prohibición de uso de agua fría para consumo humano y de agua caliente sanitaria a bordo del barco, que por entonces ya navegaba rumbo a su misión en el Mediterráneo central tras realizar una escala en Rota.

No existen casos de contaminación entre el personal de la dotación del buque, según la Armada.

Con respecto a los alojamientos de la Base Naval, la confirmación de la presencia de la bacteria fue recibida este jueves, 14 de febrero.

En estos momentos el agua permanece cortada en estos alojamientos, que ahora tendrán que ser sometidos a un nuevo tratamiento de desinfección a cargo de la empresa contratada por el Ministerio.