Antona arriesga su presidencia al vetar a Clavijo y reclamar Hacienda

El pacto de centro derecha entra en fase de desconexión, pese a la abstención de Nueva Canarias y la garantía nacionalista de respaldar al PP

Antona arriesga su presidencia al vetar a Clavijo y reclamar Hacienda

El pacto de centro derecha entra en fase de desconexión, pese a la abstención de Nueva Canarias en el trámite parlamentario de investidura y la garantía nacionalista de mantener la presidencia en manos del PP.

Dos maratonianas reuniones en LPGC (un almuerzo y café posterior al que se incorporó Román Rodríguez y Carmelo Ramírez) sirvieron para “probar un ambiente de desconfianza mutua que impide avanzar“, según fuentes del comité negociador de los diferentes partidos.

Fernando Clavijo y José Miguel Barragán (CC) ofertaron al PP hasta 4 consejerías en el Ejecutivo, pero con la exclusión de Hacienda, que se mantiene en el grupo nacionalista como cuando pactó con el PSOE en 2015.

CC incluyó además la asignación para sí de las denominadas zonas calientes, como la Viceconsejería de Presidencia, la Intervención General o la Inspección General de Servicios, 3 puestos de mando que dan control a la agenda de los consejos de gobierno.

Pero el PP también aportó en su cuaderno azul la Consejería de Hacienda, el alma máter de la influencia institucional sobre el Gobierno, cabildos y ayuntamientos y el nutriente en las relaciones con el Estado y Bruselas.

Antona incluso llegó a insinuar una revisión de las consejerías, con 7 a favor del PP y 4 para CC en la medida que la presidencia recaía sobre él.

Clavijo y Barragán rechazaron de plano la propuesta y empezaron las primeras incomodidades, sobre todo, por parte de Australia Navarro, más experimentada que Antona en tareas de gobierno al ejercer entre 2003 y 2005 como consejera de la Presidencia bajo el mandato de Adán Martín.

Además de Hacienda y de las fibras nerviosas que controlan los consejos de gobierno, los plomos saltaron con las objeciones a Fernando Clavijo para que continúe en el Ejecutivo.

El primer turno del veto correspondió a Vidina Espino (Ciudadanos) y el segundo, al propio Asier Antona. Ambos cuestionan su continuidad por estar imputado en una causa judicial.

La segunda intervención (la de Antona) cogió por sorpresa a CC ya que el líder del PP se comprometió a evitar las líneas rojas durante las negociaciones.

En ese momento, Clavijo dio por concluida la reunión. El PP abandonó el encuentro junto a Ciudadanos mientras que CC, NC y Casimiro Curbelo (ASG) permanecieron en el recinto de la casa presidencial en Ciudad Jardín (LPGC).

El líder gomero indicó que 36 votos raspados (la mayoría absoluta) es arriesgado y convino en la necesidad de ampliar el espectro parlamentario, lo que significa que de facto acepta a Nueva Canarias.

Aunque Curbelo aleja a Román Rodríguez  del Ejecutivo por las divergencias de ambos en la legislatura, sí ve con buenos ojos su respaldo en el Parlamento, sobre todo, ahora cuando CC y NC caminan hacia un acuerdo de reunificación que les daría 25 diputados.