Almodóvar vuelve a conquistar Cannes

Almodóvar y el cine, ese primer deseo al que se consagra y que domina su vida, tal y como queda claro en la última entrega del cineasta manchego, ‘Dolor y Gloria’, que ahora compite en la sección oficial de la 72º edición de Cannes.

Almodóvar y ‘Cinema from Spain’ en rojo sobre blanco para la 72º edición de Cannes, como la alfombra sobre la que pasean los artistas del festival más importante de cine de Europa.

Y es que España huele a premio, a ‘Palma de Oro’, se siente y se escucha tras la proyección de ‘Dolor y Gloria’, verdadera “alma carnal de Pedro Almodóvar, como decíamos en Espiral 21 hace dos meses (con motivo de su estreno en las salas españolas).

Es un ‘runrún’ que corre por entre los pasillos, de boca en boca, y hasta por el flamante paseo marítimo de Cannes. El público, siempre exigente este de la Riviera francesa, ya le ha dado la mayor puntuación entre las películas vistas hasta ahora, un 3,4 sobre 4.

Pero sobre todo, la ovación recibida por el director manchego y todo el elenco de ‘Dolor y Gloria’, tras finalizar su estreno oficial en el Olimpo galo del cine… Es de las más largas que se recuerdan.

No es nuevo que al otro lado de los Pirineos lo adoran, casi más aún que España. Como no es nuevo el talento creativo de este visionario manchego. Pero sí que es cierto que ‘Dolor y Gloria’ es obra maestra. Lo dijimos.

Y lo repetimos ahora. El propio Antonio Banderas, protagonista de esta especie de ‘biopic’ de Pedro Almodóvar, se emocionó en la rueda de prensa de presentación de la cinta en Cannes.

Reconoció emocionado que su rodaje fue “el tiempo más feliz que ha vivido jamás com actor”. Lo cierto es que la implicación que consigue el actor malagueño en su papel es tan soberbia que incluso nos olvidamos de él.

Amotino Banderas ha dicho en Cannes que tuvo que “matar a Antonio Banderas para poder hacer este papel”… Pues valió la pena el sacrificio, ciertamente.

Desde Espiral21 nos aventuramos a decir que, por más fuertes que sean los rivales de Ken Loach o Tarantino, Pedro Almodóvar se llevará la ‘Palma de Oro’. Esta vez, sí.

Volverá a pisar la alfombra roja porque ‘Dolor y Gloria’ era su destino, el del ese primer deseo que conmueve, el del Séptimo Arte, en su caso. Pero será para salir por la puerta grande del cine francés. ‘A su vera’, es sólo cuestión de días. Y si no, seguirá haciendo lo que mejor sabe: Cine, con mayúsculas.

(Por lo pronto, ya tiene dos guiones más en el horizonte de su cámara, esperando sólo su voz. ‘Acción‘).