Adiós a la coletilla ‘una hora menos en Canarias’

Bruselas trata de cambiar el reloj pero nos deja una hora menos a los canarios.

Y es que la Comisión Europea aborda la cuestión de si hay que suprimir los horarios de invierno y verano para así aprovechar las horas de luz y, en su lugar, dejar un único sistema horario.

El sistema vigente en Europa está legislado por una directiva que entró en vigor en 1981.

España da el visto bueno, a priori, a la petición de Bruselas, de manera que desaparecería de todos los informativos la coletilla ‘Una hora menos en Canarias’ ya que la Península y Baleares adoptarían el huso isleño.

El cambio al horario de verano se remonta varias décadas, en función del país. Algunos adoptaron la práctica después de la I Guerra Mundial, otros después de la segunda y otros durante la crisis del petróleo de los años setenta. En la mayoría de los casos la razón fundamental que se esgrimió fue el ahorro de energía, aunque también se usan otros argumentos, como la seguridad en las carreteras, el mejor aprovechamiento del tiempo libre que permite tener más horas de luz o simplemente alinearse con las prácticas de países vecinos y de socios comerciales.

Sin tener en cuenta las regiones ultraperiféricas (como Canarias o Madeira), en la UE conviven tres husos horarios: el de Europa Occidental (Irlanda, Portugal y Reino Unido), el de Europa Central (Austria, Bélgica, Croacia, República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Luxemburgo, Malta, Holanda, Polonia, República Eslovaca, Eslovenia, España y Suecia) y el de Europa Oriental (Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía).