Acuario oculta las razones del cierre

El grupo Kiessling despista a la prensa sin ofrecer una versión creíble sobre la inactividad del Poema del Mar. Cientos de familias se acercaron estas fiestas a las instalaciones y nadie les dio explicaciones

Acuario Poema del Mar, en el Puerto de Las Palmas, oculta las razones del cierre de sus instalaciones, que han costado hasta ahora 35 millones de euros.

Desde la inauguración institucional el pasado día 17, ante la clase política de las Islas, el Acuario mantiene activo su núcleo zoológico con luz de obra.

Espiral21 intentó sin éxito recabar la versión de la empresa en varias ocasiones.

Gobierno canario, Autoridad Portuaria, Ayuntamiento de LPGC y Endesa aseguran, en cambio, que han respondido con diligencia y que es la empresa la que “ha incumplido los plazos y los requisitos para este tipo de instalaciones, que llevan incorporados sistemas sofisticados de energía, ventilación, sostenibilidad y evacuación de los usuarios“.

Una fuente oficiosa próxima al Acuario limita la responsabilidad del grupo Kiessling a “un problema de luz que será subsanado en breve“.

Es la única reacción que consiguió este periódico después de 3 días de reiterada búsqueda de respuestas para saber por qué el Acuario Poema del Mar sigue cerrado a cal y canto sin que trasciendan las razones de una medida que impide su comercialización en Navidad y Reyes, una de las épocas más propicias para vender parques de ocio.

El Acuario se mantiene brillante en su frontal, con el perfil de luces de un tiburón que cambia de colores. No hay más. Ni un letrero explicativo que justifique el cerrojazo.

Muchas familias se acercaron en estas fiestas hasta las instalaciones levantadas en los muelles de Sanapú, junto a las antiguas oficinas (ya desaparecidas) de Sovhispan, sede de la potente flota pesquera de la Unión Soviética.

Da la sensación que la familia Kiessling se contagió de los manejos mediáticos que el Telón de Acero levantó en Sovhispan para despistar a los periodistas.

Hasta que Espiral21 y El Espejo Canario divulgaron en los últimos días el cierre del Acuario, el área de comunicación de Kiessling ha permanecido en silencio.

Las familias que se quedaron con la magua de visitar las peceras de los tiburones, no recibieron explicaciones. Llegaron con los niños hasta la puerta y se dieron la vuelta. Ni anuncios, ni letreros, ni advertencias y nada que dé muestras de una estrategia con los medios basada en la transparencia y el respeto a la ciudadanía.

El periódico Canaryports.es apunta en un artículo de Antonio Rodríguez, varias hipótesis, que van desde el apagón energético que supone operar con luz de obra, hasta la supuesta peligrosidad de los buques de arrastre atracados junto al Acuario (cargados de combustible) o una presunta incapacitación de algunos de los empleados (30 en plantilla).

Otras críticas al Acuario muestran la oposición de un grupo de vecinos de La Isleta para levantar 2 pasarelas desde Sanapú a Las Canteras o el rechazo de los partidos Equo y Animalista al “cautiverio y sufrimiento” de los animales.

Kiessling familia al completo en la inauguración del Acuario. A la izquierda aparece Luis Ibarra (Foto Espiral21).

Kiessling se limita, en voz baja, a sentir  “persecución” social en Gran Canaria, no solo por la demora del Acuario sino por los retrasos en el Siam Park de El Veril (San Agustín, Sur de GC).

Pero la realidad demuestra lo contrario porque la Confederación de Empresarios de Las Palmas, el Círculo de Empresarios de GC y la Cámara de Comercio se han adherido al proyecto en todo momento.

El grupo Kiessling se ha acogido a la Reserva para Inversiones y a la Deducción por Inversiones. Además, el Gobierno canario le otorgó 5 millones de euros en incentivos regionales, según acuerdos de 2015.

El espacio de ocio será uno de los más importantes de GR. Prevé medio millón de visitantes al año, 400.000 más que Loro Parque en Puerto de La Cruz.

Se levanta sobre 8.000 metros cuadrados repartidos por 37 zonas de agua, vegetación y 350 especies animales.

La ong llamada Sosanimal solicitó al grupo municipal LPGC Puede, al que pertenece por Equo la concejala Pilar Álvarez, la paralización de las obras por supuesto maltrato a los animales.

Una fuente no oficial cercana a la Dirección General de Industria señala, a Espiral21, que las gestiones del Acuario con Endesa están autorizadas.

Lo más probable es que el Acuario permanezca sin actividad, con luz de obra, más allá de la fecha prevista para su apertura, el 8 de enero.

Los sistemas de potencia energética para iluminar las peceras, por ejemplo, requieren de una subestación transformadora que no ha terminado de conectarse a la red general de Endesa. Y según fuentes de la empresa, “ésa y no otra es la razón que explicaría todo“.